12/1/09

La mejor historia de amor jamás contada

En su mente un único deseo: vivir la mejor historia de amor del mundo, la más romántica, la más bella. Llevaba desde que la Madre Naturaleza le dio en la adolescencia la perspicacia del amor, imaginando cómo debía ser su amor verdadero, la primera cita con ella, la primera caricia. Cada noche, al meterse en la cama, antes de quedarse dormida, recreaba su historia maravillosa. Y, día a día, año tras año, a medida que crecía y maduraba le añadía nuevos detalles para perfeccionarla. Todas sus amigas conocían exactamente su sueño, porque en más de una ocasión lo había narrado, con todo lujo de detalles.

− La conoceré por casualidad, en cualquier sitio normal. Con normal me refiero a que no será un bar o una discoteca. Ni Internet, que ahora está muy de moda. No, no. Por ejemplo, visitando un museo, o en el metro, o mejor en el autobús, que a pleno día es mucho más romántico, o puede que nos topemos uno de esos domingos que dedico a pasear por el Casco Antiguo. Nada más nuestras miradas se crucen notaremos que nos salta una chispa. Porque el Verdadero Amor lo imagino eléctrico, para que no haya dudas por parte de ninguna. Y nuestra primera cita será maravillosa, de ensueño. Me invitará a cenar a un restaurante romántico, con suculentos platos sofisticados en presentación y con sabores afrodisíacos. Nos cortejaremos utilizando el terreno de lo insinuado. Más tarde en una confortable habitación decorada en tonos suaves y pasteles, con muebles coloniales que emitirán su estimado olor a madera, me tumbará sobre la cama vestida con sábanas de seda y me desnudará primero con el deseo y más tarde con su suavidad, tirando mi ropa como si formara parte de la coreografía del amor. Luego me besará largamente, inspeccionando con su lengua cada recodo de mi aun desconocida boca. Mantendremos una pequeña lucha porque querré desnudarla y ella no querrá separar sus labios de los míos. Su mano expedicionaria habrá hallado el monte y su cañada, húmeda desde que el deseo se hubiera instalado en mi persona. A la mañana siguiente, al despertar y comprobar que la noche no fue un sueño sabremos que estamos hechas la una para la otra y sellaremos nuestro amor volviendo de nuevo a nuestro primer beso.

Así era como ella se imaginaba su Amor, ese amor con mayúscula que sólo aparece una vez en la vida.


* * * * * *

La conoció por Internet. La retó para hacer el amor porque pensaba que ella estaba jugando; “es típico de las hetero, ahora se tendrá que comer sus palabras”, pensó, pero se quedó totalmente descolocada cuando la otra aceptó: “Vale, a la una en tu casa”. Pensó que hacía mucho que no follaba, que ya le iría bien.

Pero continuaron hablando por chat y al final la otra se echó atrás. Tampoco le importó mucho porque era meterse en un jaleo menos. Continuaron hablando, ambas querían salvar la poca amistad que existía y al final decidieron que quedarían para tomar algo.

Después de una tarde de coqueteos acabó en su casa. Ahora iba más decidida que nunca a provocarla al máximo para que viera que no podía estar coqueteando si luego no se llegaba al final.

Se besaron, un beso siguió a otro. Le metió mano y la deseó, y como buena lesbiana se ocupó primero de ella. Le pidió ir a la cama, y la otra no quiso, “en el sofá se está bien”. Un sofá cama de Ikea incómodo que ni siquiera abrió, cuyo somier eran una maderitas que a la primera de cambio, con la rodilla, mientras estaba encima de ella rompió y tuvieron que parar para ver si el desastre era mucho o poco. Luego siguieron, besos, más besos. Le hizo el amor, sin desnudarla y cuando la otra llegó al orgasmo dio por concluida la sesión.

Entonces se enfadó, se sintió utilizada. Estaba caliente hasta lo indecible pero la otra ya había tenido lo suyo. Discutieron, le insultó, estaba decidida a irse y la otra no le dejaba. Al final volvieron a las andadas y por fin consumó el acto, en el sofá, de forma incómoda, totalmente vestida.

No fue la mejor manera de empezar. No se puede decir que fuera una cita como había imaginado. No entraba para nada dentro de todo lo que había soñado, pero, ahora, ocho meses después, podía afirmar que sentía un amor de los más puros hacia ella y que también se sentía correspondida. Notaba la delicadeza de sus caricias y la pasión en la mirada. Notaba que crecía a su lado y que se hacía fuerte. Notaba que todo en su entorno se había vuelto más fácil y más iluminado. Por fin, gracias a esa relación, su vida se había vuelto idílica.

40 comentarios:

Tanais dijo...

jejejejeje si es que al final nunca sabes como la vida va a acabar sorprendiendonos...me ha gustado ;P

Santa 451 dijo...

Comparto el sueño de como serán los encuentros la primera vez...

Luego la realidad se llena de tomas falsas, hasta que sale la buena...

Te deseo lo mejor en tu guión.

Conso dijo...

Sueños, sueños, sueños... menos mal que la puerta a lo real siempre deja un resquicio.

Saltinbanqui dijo...

Me ha gustado, real como la vida misma.

:)

Miguelo dijo...

esta tan bien explicado que parece real jejeje

without dijo...

Hola Dintel,

Las historias de amor no se esperan, sólo se cuentan una vez han surgido.

Besos

Anubis dijo...

Mucha fantasía, mucha imaginación y mucha realidad.

Lucía dijo...

No te voy a decir que ese tipo de magia no existe, porque sí existe, aunque no siempre.

En cualquier caso, siempre tendrá más gracia contar que la primera cita fue un desastre que no que sólo os mirábais a los ojos embobadas (la que no se consuela es porque no quiere).

Besitos!

Blau dijo...

Querida Dintel, ni te cuento lo que me pasó a mí, te lo resumo en 3 palabras: H--a de P--a, y era en plan cariñosin.

Un beso de inicio de semana.

Masakoy dijo...

La vida no es como la imaginamos, es como le da la gana, fíajte que yo pensaba que era en blanco y negro y cuando abrí los ojos me dí cuenta de que era en color. Cagonlaos.

Me alegro de que "su" rostro siga iluminado... y por mucho tiempo.

hasta el infinito y más allá

Ayshane dijo...

La vida es como una tómbola... jejejeje unas veces te toca algo bueno mientras que otras solo toca perder...

besitos grandotes...

pikaia dijo...

También puede ser que no lo hayas imaginado previamente, suceda mismamente por medio de internet y después imagines un encuentro de miradas que termine con las dos personas tomando una cerveza en una bonita terraza del centro de la ciudad cogidas de la mano, y que ésta última historia llegues a creértela como la verdadera historia :)
Ahora bien, como tu relato... Me ha gustado mucho!
Un abrazo!

Una más dijo...

a veces la realidad supera la ficción

farala 68 dijo...

pues me gusta mas la realidad, por lo menos ocurre, la ficción se queda ahi ahí...

dintel dijo...

Tanais, ni al final, ni al principio. La vida es sorpresa, en eso radica su belleza.

dintel dijo...

Santa 451, mejor seguir haciendo mil y un guiones, ¿no crees?

dintel dijo...

Conso, porque los sueños, sueños son.

dintel dijo...

Saltimbanqui, realidad o ficción, dos caras de una misma vida.

dintel dijo...

Miguelo, díselo a la persona que lo vivió. ;)

dintel dijo...

Without, ah, vaya... entonces debo estar esperando el autobús. Ejem.

dintel dijo...

Anubis, en conclusión, mucho de todo, jajajajaja.

dintel dijo...

Lucía, totalmente de acuerdo contigo.

dintel dijo...

Blau, es que con todo lo que te pasa debieras escribir un libro.

dintel dijo...

Masakoy, nunca es nada como nos imaginamos, porque si lo es, es que lo hemos profetizado.

dintel dijo...

Ayshane, cómo una tómbola como mínimo, jajajajajajaja.

dintel dijo...

Pikaia, internet es un mundo y sobre todo un lugar donde aprender a comportarse y sentir.

dintel dijo...

Una más, mientras no supere la fricción. Ejem.

dintel dijo...

Farala 68, realidad, siempre, al poder.

Miss Totem dijo...

Todos soñamos con el encuentro ideal y la fusión perfecta. Pero casi siempre se queda en eso, en un sueño. Lo bueno de soñar es que es como hacer la carta a los reyes magos : por pedir ...Pero como decía Calderón, los sueños sueños son ¡
El inicio de una relación no siempre es un presagio de lo que sucederá posteriormente. Puedes empezar mal y acabar bien. Y el contrario también ocurre. Quédate con lo que vives ahora, quedate con el presente que te satisface y te ayudará a construir el mañana.

dintel dijo...

Miss Totem, a mi edad, casi sin miedo a equivocarme, puedo decirte que lo que empieza mal suele acabar mal. Pero si pienso en la historia que he contado, no me parece un mal empezar, eso sí, se tiene que ver debajo de las palabras.

Miss Totem dijo...

A tu edat ? jejeje. No creo que sea una question de edat porque tienes tantas situaciones posibles como persones distintats, y nunca se sabe lo que ocurrirá. Que es un mal empezar ? cuando es diferente a lo esperado ? o cuando es lo que justamente te imaginabas y fuiste pessimista ? A saber...

dintel dijo...

Miss Totem, para mí lo bueno es todo aquello que fluye, bueno o malo, pero fluye.

Miss Totem dijo...

....pero mejor que sea bueno !

dintel dijo...

Per descomptat.

Miss Totem dijo...

estamos de acuerdo !

Laura dijo...

Me ha parecido una historia maravillosa, sobretodo, porque es real y transmite colores verdaderos.

Un abrazo calido.

Raquel dijo...

Y otra de tus buenísimas conclusiones. Me encanta.

Masakoy dijo...

Ya que te vas a suicidar que sea viendo la cara del primer hombre que entre por la puerta. Va a ser de risa.

Hasta el infinito y más allá

.P.D: Tenía una historia comiquera que nunca terminé de entintar parecida a esta.

Chauuusss

La violetera dijo...

Yo una vez tuve un novio que no se preocupaba de que yo llegara al orgasmo, lo dejé al año, cuando me di cuenta que la que quería ella yo, él solo me usaba.
(este comentario si es personal, mío... solo reflexiono sobre su gran post sobre una fantasía de conocer a alguien por internet, post no personal, imagino.)

Anónimo dijo...

me encanto...yo nunca pence en como iba a ser el amor de mi vida..y lo encontre asi tal cual lo penso ella en su sueño y fue lo mas increible de mi vida..sigo con el y para el q no cree en la eternidad si q existe...♥