9/1/19

Reyes


Y la vida sigue y no se detiene y el tiempo pasa y poco a poco descubrimos que lo importante es viajar, conocer gente, ver nuevas culturas. Pero también viajar introspectivamente, hacia tu interior. Dar la vuelta al mundo y también a tu alma, que no sea nunca esa cara desconocida de la Luna. Y siempre, siempre, e cualquier de nuestros viajes que nos acompañe la luz, nuestra luz, aquella que ilumina nuestro intelecto, nuestras emociones, nuestro camino.

1 comentario:

Nabila dijo...

Si se brilla en el interior se brilla por el exterior
Abrazos